/
Bienvenidos al Hotel Isabel de Segura***

Isabel de Segura*** es tu lugar de descanso, tu hotel en Teruel.  Un espacio donde sentirse como en casa en un recorrido inolvidable por la tradición, el arte, la historia, el ocio y la gastronomía de la ciudad.

Alojarse es todo un placer para los sentidos en Teruel. Hoteles que ofrecen a la ciudad la infraestructura necesaria para dar a sus visitantes la comodidad que merecen y los servicios que demandan. Nuestro hotel, el hotel Isabel de Segura***, es un establecimiento que une la fuerza de la tradición y el amor de los amantes con la amabilidad, el compromiso y la vocación de atención al cliente de su espléndido equipo.

El hotel se encuentra a tan sólo cuatro minutos paseando del famoso viaducto antiguo, que majestuosamente nos conduce hasta el casco histórico de la ciudad, donde el mudéjar y el espíritu de Teruel lucen con generosidad.

El arte mudéjar de Teruel dejó una amplia huella en esta ciudad. Maravillosos ejemplos para dejarse impresionar son la Torre de San Martín, La Torre del Salvador o la Torre de  San Pedro.

Nuestra privilegiada ubicación nos sitúa a 5 minutos en coche del parque temático Dinópolis de Teruel, el pabellón de Caja 3, nuestro querido equipo de voleibol, que abandera uno de los deportes que más intensamente se viven en la ciudad, el palacio congresos Teruel, el campo de futbol Pinilla, la piscina municipal y justo en frente del hospital Obispo Polanco.

Su estancia en el hotel Isabel de Segura será sinónimo de disfrute, un paseo al centro de la ciudad, realizar algunas compras, dejarse seducir por una de las actividades de la variada agenda cultural de la ciudad o la visita a  lugares de ocio tan divertidos para toda la familia como el parque temático de Dinópolis de Teruel, son algunos de los muchos atractivos que la ciudad ofrece.

Pero eso no es todo. La gastronomía en Teruel es todo un arte que podrá degustar en nuestro hotel. Teruel se distingue en la mesa por las buenas costumbres que ha sabido mantener y que quedan materializadas en una cocina tradicional, sencilla y casera basada en unos pocos productos naturales y que cuentan con denominación de origen, como es el caso del afamado jamón de Teruel, caracterizado por el sabor inigualable que le otorga su cuidadosa curación en las sierras turolenses. Le recomendamos deleitarse con las famosas “delicias de Teruel”, rebanadas de pan con tomate, aceite de oliva del Bajo Aragón, un poco de ajo y unas buenas lonchas de nuestro rico jamón. Todo ello regado con un buen vino tinto de Valderrobres o Fuentespalda. Sensaciones para el paladar que no olvidará fácilmente.